Feb 01

COMO SALIR DE LAS DEUDAS Y NO FALLAR EN EL INTENTO


A pesar de que en la gran mayoría de los países el consumismo está a la orden del día, los argentinos nos caracterizamos principalmente por querer todo YA. A esto, se le suma la falta de planificación financiera, y un escaso nivel de ahorro personal. ¿Será que la historia económica en nuestro país nos hizo poco planificadores y cortoplasistas? tal vez, pero sin duda la falta de educación, tanto a nivel institucional como familiar, es uno de los principales motivos por los cuales se llega a niveles de endeudamiento tan altos en tan poco tiempo.

El primer paso es salir de la deuda actual, y para ello te presentamos algunos sencillos consejos que te pueden ayudar a sobrellevar con mejor disciplina y desahogo las turbulencias financieras.

1- ASESORAMIENTO PROFESIONAL

Sin duda es la opción mas conveniente y prometedora, pero estará lejos de ser efectiva si no existe compromiso real de ambas partes. Deja que expertos analicen tu flujo de caja, nivel de endeudamiento y posibilidad de repago, esto te brindará una nueva visión de como utilizas tu dinero y cuáles gastos son realmente necesarios y cuáles no.

2- PRESUPUESTO, CUÁNTO GANO Y CUÁNTO GASTO

Realizá un presupuesto de ingresos y gastos, planificá los próximos meses incluyendo la mayor cantidad de detalles posible, revisarlo una y otra vez para corroborar que no este faltando nada. Es necesario que esta proyección sea lo mas sincera y cercana a la realidad posible. Para ello, te recomendamos subestimar el nivel de ingreso de los próximos meses (sin contemplar posibles aumentos de sueldo) y sobrestimar los gastos (tener en cuenta la inflación proyectada para el aumento de servicios). Si bien esto nos daría el peor escenario posible, estaríamos cubriéndonos ante posibles situaciones inesperadas.

Este análisis nos tiene que dar como principal resultado el porcentaje de tu ingreso que destinas a gastos esenciales y a ahorro/inversión/ocio. Si bien se recomienda que la proporción sea 70/30 (70% gastos irrenunciables como el alquiler, educación, etcétera; y el restante destinarlo indiscriminadamente), debemos partir de una situación donde nuestro objetivo es disminuir la deuda, por ende vamos a necesitar destinar la mayor parte de ese 30%  (o más) a saldar deuda contraída.

Existen plantillas genéricas de gran utilidad y fácilmente personalizable. Descargá GRATIS la tuya desde el siguiente Link QUIERO MI PRESUPUESTO

3- GASTOS “HORMIGA”

Sin duda el momento mas difícil es decidir cuáles gastos son realmente necesarios y cuales se pueden dejar de lado (al menos por un tiempo). Pequeños gastos, aquellos que se adhieren a la tarjeta y de forma aislada no representan significativamente una gran cantidad de dinero, al sumarlos comienzan a hacer una diferencia importante cuando queremos organizarnos financieramente.

4- ¿Y LAS PROMOCIONES?

Para Noviembre de 2018 se encontraban habilitadas en Argentina alrededor de 7,2 millones de tarjetas de crédito (plásticos), número algo superior si lo comparamos con los casi 5 millones de titulares de tarjeta. Muchas veces nos vemos tentados de adquirir varias tarjetas de crédito porque vemos que ciertos comercios operan con promociones y/o descuentos, y generalmente bonifican los primeros meses de uso. Pero es un arma de doble filo, porque una vez que las ocupamos con deudas a mediano/largo plazo, los gastos por renovaciones comienzan a aparecer, ademas de los impuestos que incluye cada resumen por mas ínfimos que parezcan.

Recomendamos disminuir la cantidad de plásticos, dejar de lado las “promociones” porque estas son esporádicas, y concentrar el flujo de gasto en una o dos tarjetas como mucho.

[El principal negocio de las tarjetas de crédito es que no puedas pagarlas, y recurras al pago mínimo]

5- AHORRÁ, OTRA VEZ.

Aunque suene repetitivo, la acción más importante para mejorar nuestro futuro financiero es el ahorro. No importa si es mucho o poco, pero que sea constante. Es preferible que pongas metas bajas, pero alcanzables, y las cumplas mes a mes. Lo más recomendable es separar el porcentaje para el ahorro/inversión a principio de mes, y el resto consumirlo. No como se hace habitualmente que ahorramos lo que nos sobra.

[IMPORTANTE: Objetivos bajos y constantes dará mejores resultados que objetivos altos y de cumplimiento errático]

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *